De ruta por el Algarve con las aves paseriformes

De ruta por el Algarve con las aves paseriformes

Millones de aves pasan por la península y se concentran en los valles de la costa y las zonas de arbustos protegidas.

Una de las partes más fascinantes y aún un tanto subestimada del fenómeno migratorio es la migración de paseriformes. Millones, literalmente, millones de aves pasan por la península partiendo después de la puesta del sol. Estas aves se concentran principalmente en los valles de la costa y zonas arbustivas protegidas. Los paseriformes migratorios que llegan a Sagres se pueden dividir en dos grandes grupos: los transarianos migratorios, y los dispersores de invernada, oriundos de las poblaciones situadas más al norte.

Transarianos Migratorios

Estas aves pasan por Sagres en su mayoría a finales de agosto, septiembre y principios de octubre, hacia sus zonas de invernada en África tropical, donde la temporada de lluvias ya ha terminado. La mayoría de estas aves son insectívoras y migran para aprovechar el boom de insectos que hay después de las lluvias. Las especies más abundantes parecen ser el mosquitero musical (Phylloscopus trochilus), el papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca), el collalba gris (Oenanthe oenanthe), lavandera boyera (Motacilla flava). Estos son seguidos en número de individuos por el papamoscas gris (Muscicapa striata), el colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus), el tarabilla norteña (Saxicola rubetra), y la bisbita arborícola (Anthus triviallis). Pero muchas otras especies se encuentran en la zona. Las aves más raras como el mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelii), el pechiazul (Luscinia svecica) o el escribano montesino (Emberiza hortulana) son algunas de las especies que pueden pasar inadvertidas con facilidad. Se han encontrado rarezas como el la bisbita gorgirrojo (Anthus cervinus) o el colirrojo diademado (Phoenicurus moussieri).

aves-sagres2 aves-sagres

Dispersores y de invernada

A partir de octubre, y especialmente en la segunda mitad del mes, y durante todo noviembre, cuando la mayoría de los trasnsarianos migratorios ya se encuentran en latitudes más meridionales, el elenco de paseriformes en la península se convierte sustancialmente diferente. Poblaciones de especies comunes más al norte, lejos de la escasez de alimentos que el duro invierno de las latitudes altas impone, se mueven hacia el sur en busca de zonas de alimentación más ricas, y llegan a Sagres en grandes cantidades. Para algunas especies, este contingente de invernada refuerza las poblaciones residentes. Estas aves son en su mayoría pinzones, zorzales y trigueros. Las especies más comunes son la lavandera blanca (Motacilla alba), la bisbita común (Anthus pratensis), el petirrojo (Erithacus rubecula), la curruca capirotada (Sylvia atricapilla), el zorzal común (Turdus philomelos), el pinzón vulgar (Fringilla coelebs), el jilguero (Carduellis carduellis) y el triguero (Emberiza calandra). Algunas aves más raras presentes que realizan movimientos similares son la bisbita de Richard (Anthus richardi), el milro capiblanco (Turdus torquatus) y el acentor alpino (Prunella collaris).

Categories: Naturaleza
Tags: Sagres

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*