El Hojaldre de Loulé es candidato a las 7 maravillas dulces de Portugal

El Hojaldre de Loulé es candidato a las 7 maravillas dulces de Portugal

Ya conocido son los 420 candidatos para las 7 Maravillas dulces Portugal® y el más representativo del municipio de Loulé – Loulé del Hojaldre – es uno de ellos.

En el contexto de 907 aplicaciones, Loulé fue una de que jugará la segunda fase de votación del panel de expertos que dará como resultado los 140 dulces (7 por distrito o región autónoma), el portugués votará en las segundas fases del distrito. Estos 140 dulces son revelados el 7 de mayo, en un programa de televisión a emitir en directo por la RTP1. Este panel de expertos está constituido por 140 personalidades, 7 de cada distrito y regiones autónomas.

Los 140 dulces son votados por el público en 20 programas de daytime, a emitir en directo por la RTP, en los meses de julio y agosto. De cada programa sale un pre-finalista que pasa a las semifinales.

Una novedad de esta edición es la existencia de un Gran Jurado, órgano de deliberación constituido por 7 figuras del espacio mediático, que será responsable de la repesca de 8 candidatos que se sumarán a los 20 pre-finalistas constatados por el público, resultando en una lista de 28 preescolar -finalistas.

Los 28 pre-finalistas son divididos por sorteo por las dos semifinales, los días 24 y 31 de agosto, en dos programas en directo en la RTP1, transmitidos en horario noble. En cada semifinal se calculan los 7 dulces, aquellos que tengan más votos contabilizados. En esta fase los 7 elementos del Gran Jurado asumen gran preponderancia, comentando y probando los dulces.

La Gala Finalísima transcurre el 7 de septiembre y será transmitida por la RTP1, en horario noble. De los 14 finalistas cuotas serán elegidos por los portugueses como dulces 7 7 maravillas de Portugal ®.

Cabe señalar que la elección de las 7 maravillas Portugal® Candy es la octava edición celebrada desde el año 2007, con concursos que tienen como tema los grandes valores de la identidad nacional: 7 Maravillas de Portugal ® (patrimonio histórico) en 2007; 7 maravillas de origen portugués en Mundo® (patrimonio histórico) en 2009; 7 maravillas naturales de Portugal ®, en 2010; 7 Maravillas de la Gastronomía® en 2011; 7 Maravilhas® – Playas de Portugal, en 2012; 7 Maravillas de Portugal ® – Pueblos de 2017; 7 Maravillas a la Mesa® en 2018.

Historia del hojaldre de Loulé

Como cuenta Luisa Martins, investigadora de Historia local que se inclinó sobre los orígenes del hojaldre de Loulé, éste surgió en las primeras décadas del siglo XX, derivado de encuentros y desencuentros de jóvenes chicas que trabajaban en casas de las familias económicamente favorecidas, a veces en el Algarve, otras veces en el Alentejo, o en otras regiones del país.

Gracias a esas experiencias y secretos guardados el hojaldre de Loulé fue adquiriendo vida y personalidad y fue llegando al cotidiano de los louletanos que, en los cafés más conocidos de la antigua villa, no dispensaban el delicado dulce que hacía exquisita la hora del té o del café.

Dos mujeres fueron fundamentales para la historia del hojaldre de Loulé: Lidia de Costa Guerrero Lopes y Maria Pires. María, que fue a trabajar a casa de Lídia Lopes, habrá heredado de la madre el placer de la cocina y habrá aprendido el arte de hacer hojaldre en algún lugar en la Figueira da Foz, cerca de Coimbra (muy probablemente, los pasteles de Tentúgal, datados de finales del siglo XIX), donde acompañaba a sus patrones cuando éstos pasaban temporadas de vacaciones en el lugar.

Fue en la gran bancada forrada de chapa de latón de la cocina de la casa de Lídia Guerrero Lopes que, en la década del 20 del siglo pasado, María experimentó lo que se convirtió en su especialidad. Extendió la masa, la dobló y la llenó. De repente se fue creando la mística alrededor de sus hervidos, de sabor único, trabajados con la calma y la austeridad del rigor de laboratorio de la buena dulcería.

Cuando la tristeza se instaló en la casa de Bernardo Lopes por vicisitudes irónicas de la vida, la familia decidió abdicar del trabajo de María. Pero la cocinera no desistió. Y con la ayuda de las hermanas continuó preparando sus hervidos en casa, ya cocerlos en el horno de la «Zefita», donde entraban por las traseras de la Avenida José da Costa Mealha. Allí trabajaban a lo largo de la madrugada para que, por la mañana, fueran vendidas por las hermanas, aún calientes, y con un olor acogedora la cocina familiar, en los principales cafés de la villa de Loulé: el Calcinha, el Barreiros, el Avis, la Avenida, Vitoria, el Faz-Todo y la Franca.

Las hermanas, muchas veces coadyuvadas por los hijos, bajaban la Avenida, llevando bandejas tapadas con paños blancos. Y toda la gente sabía cuándo pasaban. Por la tarde, se volvía a la misma labor, al mismo circuito. Y la hora del té, acompañada con un follaje, forma parte de la vida cotidiana del contexto urbano de la villa, en una dinámica comercial, económica y financiera que quedó en la memoria de muchos louletanos.

Después del fallecimiento de María, María José, sobrina de María, con dos hermanas más, Nidia y Ana, continuaron el arte de María. Sin embargo, María José surgió como la más dotada en la fabricación artesanal de los hojaldres, con crema de huevo, tal como se define el verdadero hojaldre de Loulé. Su hija, María Ivone Pires de la Piedad, continuó el arte. Actualmente es de las únicas personas que confecciona el hojaldre de modo tradicional y manual, tal como desde hace cerca de un siglo.

El renovado Café Calcinha es uno de los lugares de la ciudad donde hoy es posible degustar esta delicia.

Categories: Gastronomía, Loulé

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*